Por José Dionisio Solórzano / @jdionisioss
Rincón del Gurú-. Actualmente se han hecho indispensables los procesos de comunicación en todas las áreas del quehacer humano. Desde las ventas hasta la guerra, la comunicación es una pieza que jugar en el tablero.

Hoy en día no existe una estrategia comercial o política que deje de contemplar la arista de la divulgación de mensajes; porque así como necesitamos proyectar la imagen positiva de un producto, servicio, institución o persona, de esa misma forma vendemos ideas tanto en la política como en la guerra.

Desde los tiempos de las guerras napoleónicas hasta llegada de la II Guerra Mundial observamos el impacto de las comunicaciones en las acciones de guerra; el dominio de lo que se dice, es una forma de moldear la opinión de los públicos.

Por ejemplo, durante las incursiones de los Estados Unidos de América en el Medio Oriente hemos visto como la presencia de los medios de comunicación han sido fundamentales en la forma como el gobierno de George Bush (hijo) vendió la justificación de la guerra.

Expresiones como “guerra preventiva” y “seguridad nacional” fueron parte de la intencionalidad de las autoridades norteamericanas para volcar la opinión pública interna y externa a favor de sus acciones bélicas.

Los medios de comunicación al servicio de ideales políticos y militares no son para nada nuevo. En los tiempos de Napoleón no sólo se escribía en periódicos y panfletos sino que le les leía a viva voz para que aquellos que no sabían leer ni escribir también manejaran la información.

En Venezuela, el Libertador Simón Bolívar entendía muy bien la necesidad de poseer una herramienta de difusión de los ideales de los emancipadores. De allí que le dio suma importancia a activar las imprentas y circular un periódico que informara sobre los éxitos de los patriotas.

El Correo del Orinoco fue la herramienta bolivariana para combatir en el campo de las ideas. Bolívar, visionario como fue, sopesó la transcendencia de la información y trabajó para cubrir este flanco y proyectar desde éste un ataque contra los realistas, en lo que calificó como la “artillería del pensamiento”

Y fue así como nació el periodismo venezolano. De las polvorientas refriegas hasta las actuales salas de redacción, vacías por la inclemencia del actual régimen, así ha trascurrido la historia de las comunicaciones en este país.
Este 27 de junio se celebra el Día del Periodista, haciendo honor a Simón Bolívar en su faceta de comunicador y al periódico que éste fundó: El Correo del Orinoco.

¡Albricias! ¡Salud! Felicitaciones a todos los colegas venezolanos en su día. Recuerden que así como el periodismo nació de la guerra, nuestro oficio es una batalla diaria por otros medios.

¡Comunícate y hazlo bien!

Comparte en tus redes sociales:
Máster Gratuito en Marketing Digital

Mary Plazas

Comunicadora social y docente universitaria. Directora del portal y programa radial Universidad en Línea. Facebook | Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *